martes, 30 de diciembre de 2014

Todo se transforma




        A mí también me ha ocurrido eso alguna vez y frustra un poco, Elda, y, bueno, es como el agua de un río que pasa por un punto y no vuelve nunca más, será otra agua la que lo lleve. Es cierto que he estado un poco apartado de todo esto, no me hubiera gustado, pero no me sentía con ganas y supongo cuales eran las razones, por eso aprovecho poemas que llevan algún tiempo escrito y me pregunto donde estoy, entretanto sigo dándole mucha importancia a estos comentarios, me mantienen vivo y reactivan a la persona que solía estar interesada por todo y que dio prioridad a la naturaleza humana. 

    Sé, Elda, que ahí ha residido el que más veces de las aconsejables no haya estado afortunado y que algunas de ellas haya sido contigo, pero para mí escribir, y eso, siempre que estuvieras interesada te lo explicaría con más detenimiento, ha sido una actividad de riesgo y no, desde luego, desde un punto de vista formal. En cuanto a este poema, no me hubiera creído que iba a sentirme tan contento de haberlo escrito, compensa a aquellos cuyo desarrollo con el paso del tiempo es el contrario, en realidad es algo que me ha dado todo el apartado donde lo inscribí, no sé si tengo razones objetivas para ello, pero mientras tanto satisface.

           Jorge Drexler es un cantante por el que mi amigo de los últimos años tiene una predilección especial. Ya sé que es madrileño de Uruguay, que sus hijos son de aquí, y no piensa cambiar de lugar para expresarse y ver la vida que desea. Esta canción además de ilustrar el tema que hemos elegido es la que más me gusta, el cambio aparece constantemente y la vida sigue. No soy un gran seguidor de Jorge, pero cuando da en el clavo logra que me quite el sombrero. 


     Un abrazo, Elda, sigo con ganas de volver a Madrid y frecuentar, con el mismo entusiasmo, los auditorios donde se celebran los conciertos y las plazas donde cantan los músicos callejeros. Nos veremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.