domingo, 28 de diciembre de 2014

En Hadú


El perfume profundo de la dama de noche
el rítmico caer del jazmín en el suelo,
el letargo florido de pasos y farolas,
la llamada de cuestas, de los escaparates,
el murmullo intermitente que en la esperanza
fluye
se viste con el viento que ahora sopla despacio,
teñido de caricia , meciendo las aceras,
y me dejan pensando en este laberinto
sin meta que es mi vida,
ahora que no comprendo qué busco, qué persigo,
que cada día me reto
a expresar mis íntimas, crueles contradicciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.