domingo, 21 de diciembre de 2014

La Compañía - Gitano

       Los compositores de tantas y tantas canciones inolvidables, Pablo Herrero y José luis Armenteros, fueron los responsables de esta deliciosa y punzante evocación del amor que se acaba. Tras de ti, Libre o Te voy a echar de menos son de su autoría. En 1971 entregó esta canción a estos chicos que no representan ni más ni menos que a la juventud de su época, aunque se cuidaban mucho de tener un repertorio que pudiera políticamente comprometerles.


      Conocí esta canción una tarde inolvidable cuando yo tenía doce años o estaba a punto de cumplirlos. Lo que sí sé con seguridad es que era primavera. Mi hermana del alma, cursaba el Graduado Escolar por culpa de su fracaso en la E.G.B y no se le ocurrió otra cosa que sugerirme que la acompañara a clase y me quedara dentro del aula. Ella tenía trece años y era probablemente la más pequeña allí, habiendo alumnos como había que se acercaban a la veintena. El maestro en vez de regañarle e invitarme a que me fuera, voy a admitir que hubiera hecho lo correcto, decidió que, con mi participación, se jugara aquel día a Cesta y Puntos, me puso en la mesa solitaria de mi equipo para que ni viera los rebotes y me dedicara a mirar los escaparates  o los árboles de la Plaza Azcárate. Entonces abservó que dijera lo que dijera acertaba aunque no sabía lo que decía, y decidió dar por terminado el juego al comprobar que había miradas que hubieran querido matarme. Después vino lo mejor, el colegio era el Lope de Vega y en las charlas informales descubrí a Calderón redivivo en los labios y en los gestos de un chico árabe que me recitó entero el soliloquio de Segismundo en "La vida es sueño". Ahí no acabó todo, salimos, ya era de noche y cogimos el autobús en la actual Plaza de la Constitución. Cuatro chicas con el pelo largo y curvas insinuantes no dejaron de cantar esta canción durante todo el trayecto . Allí la conocí y nunca la he olvidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.