miércoles, 31 de diciembre de 2014

Deja que sueñe al menos con quererte




Pobre barquilla mía,
entre peñascos rota,
sin velas desvelada,
y entre las olas sola:
(Lope de Vega)



Quiero tener entera y desmembrada
esta rabia mordaz que me visita
y golpea mi pecho encadenada
a tu pena de amor que el viento grita.

Me perderé en la noche descarnada
de tu verbo sin alma que me evita,
en tu mirada ciega y desolada
que se clava en mi piel y la marchita.

No llegaré al puerto de tus brazos,
tu faro se apagó para mi suerte;
llora sin duelo y tiende negros lazos.

Deja que sueñe al menos con quererte
y aun con mi barquilla hecha pedazos
en fragmentos de mar pueda mecerte.


30/11/2012

6 comentarios:

  1. Un soneto triste,de esos que destilan melancolía por el recuerdo del amor ausente.Estos son los que más me gustan.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Te agradezco mucho este comentario, más de lo habitual, Jerónimo, quizás porque no he encontrado las respuestas que esperaba a estos intentos, ni aquí, ni en un foro en el que me muevo en estos días. Sabiendo que le tienes una especial querencia a esta composición y que la practicas con acierto he de darme por satisfecho. Pienso que quizás lo mejor es no saber realmente lo que le gusta a los demás porque sería una tentación difícil de evitar, y sin que se advierta muchas veces, creo que pocas cosas matan tanto al artista.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un muy buen soneto, bien elaborado y bien resuelto. Yo admiro esta composición tan difícil de llevar a cabo y hacerlo bien. Tú sin duda, lo has conseguido.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Juan, lo inesperado siempre tiene un sabor especial y has logrado que mire con un poco más de cariño este poema. Mi relación con el soneto no ha sido nunca fácil, parece como si, al intentarlo y no tener ninguna pretensión innovadora en ello, fuera infiel a mi propuesta poética. Creo que me has dado algo que se echa muy en falta en este mundo de los blogs tan lleno de incomprensiones y soledades; un poco de calor humano, por eso te devuelvo el abrazo, más fuerte si cabe.

    ResponderEliminar
  5. Extraordinario soneto, Francisco:

    Belleza, profundidad, tristeza y excelente ritmo.

    Un fuerte abrazo
    y feliz año nuevo 2017
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. !Qué alegría, Ana¡Hacía tiempo que no hablábamos, pero no me he olvidado de ti. Espero que esto sea el comienzo de otra época de comunicación. De vez en cuando visito tu blog y compruebo que sigues con la labor divulgativa, alguno de los poemas me gustaron mucho.

      Gracias, de verdad, un abrazo y que este año te colme.

      Eliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.