jueves, 23 de marzo de 2017

Recuerdo de mujer que se vistió de domingo.



Aún recuerdo la cruda sintonía
entre los eucaliptos y el camino de tierra
que llevaba a tu casa.
No ha de volver a vivir tu corazón,
fue aquél un anhelo loco, desabrido, salvaje
que me impulsó al abismo,
que provocó tu huida.

Huyo de ti, me enfermó tu presencia
al pasar de los años,
cuando me preguntaste si encontré la alegría;
¿la ha encontrado alguien?
¿eres tú un ejemplo de mujer satisfecha?
¿no has recordado nunca la sombra de Picasso
pintando arlequines tristes sobre tus muslos,
el ocaso de un vals en un banco angustiado
por el paso del tiempo,
la locura de un beso que muere sin futuro?

Huyo de ti, de aquél 
que insistió en tu sonrisa,
en la sensualidad mórbida de tus pechos,
de aquel dejar rodar su lengua como el faro
que penetra en el Hacho
y rodea Punta Almina,
de aquél que no quería parar, ni apartarse
cuando todos los trenes venían en su contra,
y arrastró para siempre sones de cascabeles.

Y tú, ya liberada de todos los lamentos,
habías decidido cavarle una fosa.
(7/4/2011)

4 comentarios:

  1. It's only a poem, life is very more important than verses written withouth knowing the reason.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Who loves can kill in the way that love kills the mirror where lay the person who loves there when awake every morning.

      I love you.

      Eliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.