jueves, 30 de marzo de 2017

Nocturno de la Marina (XII)

Van rodando los coches monótonos sin pausa.
enfrente, en el puerto,
el edificio blanco juguetea con el agua.

Las farolas no tienen otra luz que el silencio.
Ha pasado el amor, como tú, como el agua,
como todos los días que estuve en este muro,
pienso que infranqueable, pienso que indefinido.

Porque a todas las nubes les dije que te amaba
y ninguna de ellas me trajo una respuesta.
Ya sé que infranqueable, ya sé que indefinida; 
ningún coche es el tuyo, ninguna luz se detiene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.