jueves, 30 de marzo de 2017

Rafael Alberti - Por encima del mar, desde la orilla americana del Atlántico.



        Alberti escribe este poema desde su exilio argentino en el fulgor de su creatividad, allí en los primeros años de los 50, llega España de lleno a su memoria, Cádiz la representa, la aviva el Puerto de Santa María. Admirado y respetado en Argentina, siente que le falta España donde donde se mueven sus recuerdos como el cantar de un ciego que ha perdido su esquina y a la que no podrá volver, siente que nunca y por eso habla de sus playas, sus calas y sus farallones siempre, con Chopin apagando una marcha militar o un himno glorioso a la muerte
 

¡Si yo hubiera podido, oh Cádiz, a tu vera,
hoy, junto a ti, metido en tus raíces,
hablarte como entonces,
como cuando descalzo por tus verdes orillas
iba a tu mar robándole caracoles y algas!
 
   Bien lo merecería, yo sé que tú lo sabes,
por haberte llevado tantos años conmigo,
por haberte cantado casi todos los días,
llamando siempre Cádiz a todo lo dichoso,
lo luminoso que me aconteciera.

   Siénteme cerca, escúchame
igual que si mi nombre, si todo yo tangible,
proyectado en la cal hirviente de tus muros,
sobre tus farallones hundidos o en los huecos
de tus antiguas tumbas o en las olas te hablara.
Hoy tengo muchas cosas, muchas más que decirte.

   Yo sé que lo lejano,
sí, que lo más lejano, aunque se llame
Mar de Solís o Río de la Plata,
no hace que los oídos
de tu siempre dispuesto corazón no me oigan.
Por encima del mar voy de nuevo a cantarte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.