domingo, 18 de junio de 2017

Federico ausente



Yo en este rincón donde no llega
el aire que he buscado con ansia y sin descanso
pensando con amargura
en las lenguas que insisten, en esta tierra mía,
cansada de llorar por quienes la llenaron de elegancia,
en cegar los ojitos del jilguero que no aprendió a volar,
encadenar el llanto que derrama el hombre bueno y libre,
desenterrar las flores, apartar las estrellas,
en manchar la hermosura de tu figura y tu acento,
 despojar a los santos de su mensaje íntimo
y masacrar la rosa en los labios del poeta.  

8 de enero de 2014
Nada mejor que acordarme de Lorca, de esos poemas de Poeta en Nueva York en los que se intenta que cada palabra encuentre su hueco, cada amor que pasó excave su sepultura y cada aire se funda en un fragmento de cuerda de guitarra, para ir arrimando mi paso a esta orilla. 

22 de enero de 2014
Quise, a través de una de las víctimas más reconocibles, rendir homenaje a la, por desgracia demasiado tardía, Ley de la Memoria Histórica de España, no me refiero, por supuesto, a la forma un tanto turbia con la que a veces han sido usado los fondos destinados a cumplirla, el argumento más utilizado para atacarla de aquellos que siempre estarían en su contra. A través de Lorca gritar la injusticia de tanto desaparecido como hay en el mundo. 

10 de febrero de 2014
       Creo que nunca quedaré satisfecho con nada de lo que escriba si está Lorca por medio, en cambio, sé que algunos de los mejores poemas que he escrito llevan la huella de las muchas lecturas que hice de los suyos. Éste y dos o tres más que escribí sobre el poeta granadino en esos días no los hubiera escrito sino fuera por mi mujer, algún día, quizás, pueda explicarlo: No sé por qué, pero autores que han sido cruciales en mi vida, también me pasa con Brel, los miro de refilón en estos días como si me diera miedo volver al instante en que sin saber las causas concretas los dejé. 

2 de abril de 2015
      Es difícil admitir que personas que admiten el juego democrático y participan en él para ser elegidos se muestren tan tibios, tan reticentes y hablen de una igualdad de barbarie por ambas partes para entorpecer la aclaración de los crímenes. He hablado de una persona emblemática pero mi denuncia se extiende a cada una de las personas que cayó asesinada por la locura de los hombres en tiempos de agitación y no importa el bando en el que se alinearan, ni que decir tiene que ambos bandos no quisieron ni pudieron cometer los mismos disparates, que el gobierno legítimo intentó mantener un perfil humano hasta donde le fue posible. 

5 de marzo de 2016
      Creo que uno de los grandes problemas que ha generado en España una considerable crisis de valores es el poso importante de nostálgicos franquistas que se mueven, entre la corrección política en la vida pública y el disparate del honor, del himno y la verborrea grandilocuente cuando te tomas tres copas con ellos. Sé que tú no eres española, pero España nos afecta a todos por cuanto tiene de vínculo sentimental de todos aquellos que hablamos español respecto a una Europa desgastada por su propio marasmo intelectual y su propia indefinición a la hora de aceptar sus responsabilidades; el tierno niño que sobrecogió al mundo dormido eternamente sobre una playa no fue víctima de Europa sino de un padre desaprensivo.
Creo que la Ley de la Memoria Histórica tendría que haber sido uno de los primeros temas a tratar en el primer gobierno democrático que tuvimos. Comprendo que no se hiciera entonces, habría costado algunos muertos. Por eso veo ahora injustificables las reticencias, insoportable tantos huesos sin nombre desperdigados por los caminos y los barrancos, tanto cainismo moral, tanta sombra y que no sepamos donde está el poeta más luminoso que en el mundo haya habido.

5 de abril de 2015
         Lorca es uno de mis poetas de referencia y puede parecer un contrasentido que este poema lo escribiera para participar en un concurso, en esos momentos la Ley de la Memoria Histórica de España desataba polémicas y desencuentros y quise dar mi opinión acercándome al Lorca menos críptico de Poeta en Nueva York. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.