domingo, 25 de junio de 2017

Eva Sobredo - Decir adiós

Decir adiós es triste, pero es más triste aún no saber decirlo cuando los hados han decidido que debes hacerlo. No creo en los dioses pero pienso que el destino es lo que pasó y tantas veces no fue.


Cecilia como todas las personas importantes a las que no quería parecerse tenía varios nombres pero como Pessoa solo tuvo cuatro o cinco heterónimos bien perfilados, artísticamente definidos. La mayoría de la gente solo tiene uno o dos nombres y no los suele soportar aunque lo defiendan con un orgullo ciego que nos da la medida de su egocentrismo, de su amor propio como diría mi madre y corroboraría mi abuela.
No tuvo tiempo de matar, como deseaba, por culpa de un estúpido accidente, a la niña que se llamaba Evangelina Sobredo, aunque mantuvo gustosa a la Eva que firmaba sus canciones.

La mayoría de los españoles recuerda a la hija de un diplomático por una canción agradable y tierna que, desde mi rincón de cómico disidente, no alcanza a ver, ni de lejos, sus mejores canciones.

Déjame escuchar las palabras de amor
que no supieron aflorar desde tu silencio
en las horas más tristes, cuando más las necesitaba,
los poemas abandonados en la calle
por donde nadie pasa en estos días,
déjame recordarte por encima de todos los fracasos
en el último templo que quede de la arrogancia ante la vida,
en tu primer deseo perdido entre los árboles, 
en la carta apasionada de un muchacho confundido
que nunca te olvidóy vive entre los muertos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.