viernes, 16 de junio de 2017

Entre los olivos



“Y si la mala suerte acaba con mi vida
 dentro de una tumba mal cavada,
acuérdate de toda nuestra dicha;
no olvides que yo te amaba”.
(John Cornford - Traducción Javier Reverte)



Si muero en la oscuridad de tu memoria
y una carta sombría
te entrega un verso libre, apasionado, largo
que quede entre mis labios, mi pluma y el olvido
y cubra tu mirada,
si la tinta se vierte en tu almohada incierta
y pinta el resplandor que llora las ruinas
de aquellos brigadistas que cantaban
rotos en un barranco, arrinconados
entre el polvo, las balas, el destino
y la honda soledad de las literas
que acarician los sueños perdidos en la noche
y el ligero vagar de tu cintura  ardiente.

Recuerda que pensaba en ti 
cuando asomó Belona
con prisas en su túnica abierta y arbitraria
hundiendo mis heridas en los olivos
para que te abrazara como en los días dichosos
en una tierna y dulce despedida
y pasee en las calles largas de las ideas
con mi nombre yaciendo en una flor marchita.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.