domingo, 22 de enero de 2017

The Beatles - The long and winding road.

El largo y tortuoso camino
que me lleva hasta tu puerta
nunca desaparecerá,
he visto ese camino antes...

      Esta soberbia canción de Paul pasa por ser, para algunos críticos,  la gota que colmó el vaso, la que inundó para siempre al mejor grupo de la historia. McCartney, enfrentado a todos, por problemas burocráticos, de producción y cada vez más centrado en su papel de líder, nunca vio bien la orquestada y acaramelada versión del largo y tortuoso camino que se publicó en el álbum "Let it be",  ya que no soportaba los arreglos que el productor más famoso de la historia, Phil Spector, había introducido con el consentimiento de sus compañeros sin consultarle al respecto. Por esta vez llevaba razón, cualquier toma anterior, esta no es la mejor y también está lejos de la que apareció en el Anthology 3, es superior, mantiene a tono la emoción de una obra maestra que reclama un tono intimista y pierde encanto de canción intemporal con el exceso de orquestación.

             Es una canción que se sitúa en la tradición de los grandes amores perdidos que se ha interpretado como una metáfora de la separación de los Beatles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.