viernes, 9 de enero de 2015

Cuando lleguen los días.


Cuando lleguen los días de una nueva derrota
y lleguen los harapos
a las piernas que vagan, a edificios derruidos,
cuando lleguen los ojos
que doblen las esquinas y el ruido silencioso
que daña los oídos,
cuando llegue la noche que no sea una tregua
y se instale en el árbol cansado del camino,
cuando no quede estrella para pedir deseos
y el verso se deshaga
de tu boca en el cielo y no tenga sentido.

Cuando lleguen los días de una nueva derrota
y vuelvas a llevar aquel vestido nuevo
te esperaré en la esquina de la última cita
con flores en la mano,
brillantina en el pelo.


(La balada de Robert Bruce)

4 comentarios:

  1. Cuando lleguen los días de la decadencia total seguro que se nos acumularán los recuerdos y todos volveremos a ser seres elegantes y con pelo donde poner la brillantina.Me encantó este nostálgico poema que sin embargo habla de futuro.

    Abrazos Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien dijo que no tenía nostalgia del pasado sino del fturo , Joaquín. No digo que no sea posible. Eres un maestro de la nostalgia tengo con memorables versos que le has arrancado.

      Eliminar
  2. Enhorabuena, Enrique. Eso sí que es convertir la derrota en una cita de amor, o quizá sea más exacto decir, hacer frente a la derrota, a la decadente sociedad, con dignidad, con amor, y ramos de flores, sin perder la esperanza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Fanny, que eres muy agradecida. Esta
      sociedad nuestra
      Olvida
      Los detalles. Tiene uno que vestirse con el ala de poeta para recordarlos.

      Eliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.