miércoles, 14 de enero de 2015

A la sombra de tu ausencia.


Hay un jardín en el fondo de tu ausencia
adonde vas de soledad en soledad
y te abandonas 
a la suavidad de agosto anochecido.

Nada se fue tan lejos de ti como el amor a ti misma
y estás dormida, dormida a la sombra de tu ausencia
como el árbol aquel que derribaron
que era alto, hermoso y se perdió.

Yo nunca te olvidé aunque me he ido
y llevo en la mirada tus desdenes.
¡Quién fuera como el agua del arroyo
que se va y no vuelve!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.