sábado, 22 de octubre de 2016

Hay quien puede creer




Hay quien puede creer
que aún cantas entre los muertos
esa canción alegre que me ponía tan triste,
que sueñas en los escalones
rotos y adormecidos
del umbral de una casa sin muros ni recuerdos
inserta en un cartel publicitario,
que miras la profundidad de la baraja
donde yace la muerte
teñida de imprudencia,
tu juventud
atravesada por una pluma sin tintero
cuya esperanza en tu mano se ha perdido,
tu sonrisa acorralada por un deseo de amor
que sufre y no despierta,
las hojas muertas llevadas por el viento,
tu vestido arrugado 
que naufraga en las aceras,
en la luz del Infierno que no puede alumbrarte,
en la sombra del Paraíso que oscurece tu mirada. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.