domingo, 16 de julio de 2017

Pensando en la amargura (IV)




Yo en este rincón adonde no llega
el aire que he buscado con ansia y sin descanso
pensando en la amargura
en las lenguas que insisten, en esta tierra mía,
cansada de llorar 
por quienes la llenaron de elegancia,
en cegar al jilguero que no aprendió a volar
y cayera en agosto,
encadenar el llanto del hombre bueno y libre,
desenterrar las flores, apagar las estrellas,
marchitar el encanto de tu perfil, tu acento,
 despojar a los santos de sus mensajes íntimos
y masacrar la rosa, los labios del profeta.  

2 comentarios:

  1. "Yo en este rincón adonde no llega el aire..." este arranque llena todos los espacios del poema. A partir de él la amargura se va mimetizando en sus distintas formas...la tierra que llora su pasado, el jilguero caído...

    Qué bueno regresar a tus letras, querido amigo. y disfrutar de esta hermosa cadencia de imágenes que llenan tus poemas. Siempre es un placer, Enrique, no me cansaré de decírtelo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me satisface que seas precisamente tú quien me haya dejado este mensaje tan alentador, Toño. Es un poema largo que ya tenía escrito y publicado y al que me he propuesto limarle asperezas. A veces pienso que es más difícil corregir un poema que escribir uno nuevo. Además está Lorca por medio y eso exige demasiado dada su popularidad y los tópicos que se han consolidado sobre su persona. Solo puedo ser sincero y reconocer que puedo haberme equivocado. Han caído muchos mitos y los que persisten nos lo han ido vistiendo de ropajes extraños y llamativos.

    Gracias, Toño, me quedo con tu sonrisa.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.