lunes, 3 de julio de 2017

Mientras el carmín huía de tus labios.







La última vez que te vi tenías el cuerpo hinchado, el rostro amoratado, el Nembutal[i] rebosaba por tu piel mientras rezabas en silencio con las manos cruzadas a un anhelante Dios que siempre fue, para ti, un desconocido mientras el carmín huía de tus labios y tu sonrisa se apagaba en el Bosque de Brent cuando soñabas con la Gran Manzana y su agonía silenciosa entre los murmullos del río, entre la angustia de los puertos con el resplandor errático de las luces de neón por la noche y los oficinistas[ii] en rebelión constante contra su propia mediocridad deslumbrando en el café del bar tempranero donde no se dejaba de hablar con pasión, para justificar el fatalismo de Philip Larkin[iii], de la caída de un equipo y la coronación de su némesis[iv].
Entonces pensabas en los puentes que ya nunca podrías cruzar mientras los enterradores se preguntaban asustados cómo ese  cuerpo indefenso y deformado podía haber sido el objeto de las más extravagantes fantasías, la culminación de la sensualidad para quienes dejaron que sus sueños durmieran en la calle mientras se apagaban las estrellas.
Ya no podías creer en la fragilidad de un poema que rozaba las alas polvorientas de la vida en un diario desordenado y macilento en el que hablabas de soledad y miedo, ni en la belleza efímera y díscola de la rosa de los vientos que nunca te indicó la dirección adecuada para encontrar la paz.
Ya no podías creer en el amor que se disfrazaba siempre de deseo, en palabras hermosas llenas de espinas ni en una rosa roja que exaltaba la pasión mientras llorabas por los caballos condenados a muerte, y más bella que nunca, resplandeciente, cantabas para los muertos que vagaban por las ciudades buscando una sonrisa. Eras una corista ciega cuando cerrabas los ojos con la mirada abierta, una esperanza tierna de los espejos que recibían vida y reflejaban muerte.
No supiste adaptarte al ritmo de los astros, y ahora, en las esquinas olvidadas que saludan al Hudson desde la barandilla donde se arrojan las flores, trazaste una raya negra para indicar el día que te entregaba los secretos de tu leyenda ampliados, tu verdad en la calle apenas esbozada. ¿Para qué necesitaba cariño y una sonrisa de complicidad incomprendida la mujer más deseada y envidiada de su tiempo[v]?  
Nadie recuerda que tuviste un nombre, que detrás de la cantante callejera que nunca dejaste de ser había una mujer perdida en el maquillaje y la exuberancia de un vestido mal ajustado, una esperanza herida detrás de cada suspiro, una sensibilidad que apenas pudo expresarse y no se instaló en nuestra memoria. Ahora quizás desees con fervor que sea así para siempre para recomponer bajo una vela trémula los poemas de amor que nunca acabaste de escribir.



[i] Ya sé que los psiquiatras actuales me regañarán cuando diga que el Nembutal es el somnífero más popular, y ello a pesar de Marilyn.
[ii] C. C. Baxter puede ser un ejemplo de aquel que sueña con los ascensos en su compañía que le hagan atractivo para su amor platónico y no le preocupa en absoluto que los Celtics estén tejiendo los mimbres de su dictadura competitiva mientras los Knicks  se pierden en su indefinición atacante.
[iii] Philip Larkin: posiblemente el mejor poeta inglés del siglo XX.
[iv] A nadie habrá escapado que me refiero a aquel año en que la Agrupación Deportiva y el O’Donnell jugaron en el mismo grupo de tercera división.
[v] Nosotros los de entonces ya no somos los mismos. (Pablo Neruda – Poema XX)

2 comentarios:

  1. Creo que el mito de Marilyn se forjó desde su interior a pesar de su exuberante belleza física.En ella se veía siempre el exterior y pocos conocieron su auténtica personalidad.Luchó por ser considerada una mujer sensible,cariñosa y hasta culta,antes que bella,pero no tuvo ningún éxito con eso.Hasta el mismo Arthur Miller se casó con ella exclusivamente por su belleza,cuando a ella lo que le deslumbró de él fue su condición de intelectual.

    Veo que compartimos la admiración por el mito que fue y será siempre Marilyn.A mí,además,me aporta paz el solo hecho de contemplar su sonrisa.










    IV

    (Acróstico para Marilyn)

    Afloran de las fuentes de tus ojos
    Manantiales de risa cristalina,
    Acallando de forma repentina
    Rumores del verano entre matojos.

    Inmodesto, huérfano de manojos,
    Luce con insolencia libertina,
    Y taladra tu boca femenina,
    Noble,un clavel,entre tus labios rojos.

    Maravilla de gracia y donosura,
    Obsequio de los dioses para el mundo:
    Naciste para regalar dulzura.

    Remolinos de vientos de amargura,
    Orientados por engendros inmundos,
    Expoliaron tu cuerpo y tu hermosura.
    2010



    Abrazos Enrique.

    ResponderEliminar
  2. Es muy difícil estar casado con una mujer como Marilyn y presentir lo fácil que resultaría que cayera en la infidelidad, Joaquín. El mejor dramaturgo americano de la pasada centuria no sabía exactamente el papel que le estaba reservado en aquel desvarío que llevaba la actriz buscando, quizás, el padre que nunca tuvo, el hogar que nunca perdió.

    Marilyn por mucho que se haya querido ver otra cosa, era una mujer inteligente y con buenos libros en las estanterías, Miller estaba enamorado de ella y emprendió una aventura destinada al fracaso con la esperanza de que él sería una excepción, la lectora compulsiva había encontrado a alguien que podría escribir alguno de sus papeles que quedaran en las retinas así como pasara el tiempo.

    El rodaje de The Misfits (Vidas rebeldes) acabaría siendo una tortura, el guion, quizás, iba siendo modificado en la medida que Arthur Miller se convencía de que Marilyn no iba a cambiar nunca, era aquella muchacha de belleza explosiva que había deslumbrado en Bus Stop, ligera de cascos y sin familia, sus personajes no tenían ataduras sentimentales. Se dice que cayó prendida por el atractivo otoñal y la sonrisa entre cínica y tierna de Clark Gable. Miller desnudó a su mujer y, aparentemente, acabó siendo cruel.

    Pienso que para él aquel proyecto acabó siendo un calvario. Pero, en un momento de debilidad y comunión con ella, articuló uno de los diálogos más profundos y hermosos en la historia del cine.

    Creo que Miller era un hombre honrado y valiente que se sometió a sí mismo a una prueba tortuosa y le quedaron fuerzas para pensar y escribir mientras su sueño florido se marchitaba para siempre.

    Escribes muy bien los sonetos, bien construidos y con un fluir natural y lleno de belleza. En mi caso no les he dado la oportunidad de que me enganchen, me siento un poco encorsetado, poco aconsejables para mi forma de ver la poesía.

    Un abrazo, Joaquín, es siempre muy agradable que pueda hablar contigo.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.