jueves, 16 de febrero de 2017

Leonard Cohen - Winter lady.



Ella solía llevar el cabello como tú
excepto cuando dormía
que lo trenzaba en una gandaya 
de humo, oro y aliento.

Dama viajera quédate un rato
hasta que la noche acabe,
sólo soy una parada en tu camino,
ya sé que no soy tu amante.

(Leonard Cohen - Winter lady)


Este poeta es imprescindible porque encontró su camino mirándose hacia dentro como un pájaro que se arrastra en los cables, como un borracho sereno que ha olvidado su nombre en un tugurio portuario de una isla asustada que se parece a la mía y llora su soledad en las noches de levante y de zozobra. Al final todos acabamos volviendo los ojos hacia el Mediterráneo en donde nació este sueño que, a veces, convertimos en pesadilla.


(Memorias de Hydra)


Gracias, Leonard, por haberme dejado
escuchar el gemido disperso en tus tormentas,
por haber resistido en tu torre
de canción apasionada
mientras pasaban amantes y amigos,
y caían tantos sueños que se creían eternos,
por las horas que aliviaste el dolor de mi letargo
y lo mecías en el viento con una rara elegancia
que aún brota en el invierno de tus ansias de conquista
en los campos sembrados de espinas y alambradas
del amor y el desengaño, 
por haberme hecho olvidar tantas veces con tu verso
el destino inexorable del poeta.


(Encuentro con Leonard Cohen en Madrid)

2 comentarios:

  1. Hay un cariño inmenso y una gratitud en tu poema. No sé si se lo hicistes llegar, me gustaría pensar que sí.
    De esta manera también me siento identificado con los versos que le dedicastes, los que me hubiese deseado escribirle yo también.
    Preciosas las referencias que haces al pájaro en el cable y a la torre de sonido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No intenté hacerle llegar el poema, Juan Carlos, quizás fui realista, este poema, es más largo, lo empecé en el tren un día antes del concierto y lo terminé cuando ya había sido. No sé qué hubiera pensado Cohen de haberlo tenido entre sus manos, si hubiera esbozado una tierna sonrisa irónica pensando en la devoción de un adolescente, eso sí español, un detalle muy importante para él.

      El poeta, ha vuelto a gustarme esta palabra, siempre es un pájaro que perdió las alas, por eso algunos de los mejores poetas de nuestro tiempo abrazaron el vuelo de la música y otros el fulgor de otras actividades. Pero no creas que desprecio a quien solo sabe escribir poesía, algunos de los mejores versos que conozco han sido escritos atados a la tierra y puede que sin luz; la poesía libera y también condena. Me resulta esperanzadora tu actitud ante ella y me gusta que también tú empezaras a buscarla con quince años.

      De mis ídolos no conozco demasiado y prefiero que sea así, escribir sobre ellos teniendo como referencia algunos detalles que he encontrado llenos de significado.

      Un abrazo.

      Eliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.