viernes, 3 de noviembre de 2017

Joaquín Sabina - Cerrado por derribo


Hace tiempo que encabezo mis opiniones con el "creo", el "pienso" o el "quizás", y eso es así porque he aprendido a reconocer que me había equivocado en cosas de las que me sentía muy seguro, porque he comprendido que creer en Dios no es hermoso si no se tiene una duda sobre su existencia. Creo que el Sabina que despedía un milenio y se asomaba a otro ya había dejado canciones para que se le recordara, pero es en este período en el que forja el resplandor de su leyenda de hombre vencido pero no derrotado. Desconozco, como tú, los entresijos de una canción que siempre encontrará a alguien que la quiera escuchar sabiendo que habla de sí mismo y de su propio desconcierto ante el paso de los años.

Sabina estuvo años forjando una leyenda de libertino urbano, tierno en las asperezas, rebelde e iconoclasta, y lo hizo francamente bien con canciones que todos tenemos en la cabeza que les niega el olvido. Después estuvo años intentando sin contemplaciones deshacer esa leyenda que no era verdad ni mentira y llegó la inmortalidad con tres discos irrepetibles. Es un privilegiado que alcanzó su plenitud a la edad que muchos habían plegado sus velas, supo encontrar un rumbo incierto en la deriva con la humildad de aquel que solo sabe que no puede engañarse a sí mismo y encuentra el arte en las ruinas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.