viernes, 10 de noviembre de 2017

Jacques Brel - Ne me quitte pas



He leído un artículo soberbio sobre la génesis de “Ne me quitte pas” que me ha dejado sin ganas de insistir sobre esta canción, en realidad lo que más me ha llamado la atención ha sido comprobar una cierta manía que Brel tenía por la canción con la que frecuentemente, obviando un repertorio lleno de canciones esplendorosas, se le asocia, al menos aquí, en España, un país que se divorció del francés a mediados de los 70.

Conocí a Brel en el año 1977, el motivo fue la aparición del que sería su último disco, “Les Marquises”, que había creado un revuelo, hasta entonces desconocido para una obra de la que solo se conocía el título, en el mundo de la Francofonía. Ese periódico no dudaba en hablar, no recuerdo que lo hiciera de ninguna otra, de “Ne me quitte pas”, aunque llevara 18 años sonando en la cabeza de los hijos del Mayo francés, y se refería a ella como la más bella canción de amor que se haya escrito. En justa compensación, ya que con el paso del tiempo llegaría a comprobar que, para mí, no era ni siquiera la mejor canción de amor de Brel, la tomaría como un hito inevitable y la escuché con esmero y me procuré una traducción para seguirla adecuadamente así como iba sonando; algunas de sus estrofas son impactantes como la luz que emerge de la oscuridad del desasosiego.

Los hombres sinceros se suelen distinguir por la temeridad con la que acometen los asuntos sociales, políticos o de interés general, cuando mienten solo lo hacen por amor. Quizás no haya canción que mejor ilustre lo que digo; el hombre abandonado que llora sobre su corazón en ruinas ha sido el que abandona, el que hiere con una actitud humillante el mito que había creado de sí mismo, de una actitud cruda y realista para cubrir los males eternos de amores, hasta ese punto acabó identificándose con su país alternativo en la que hombres y mujeres aprendieron a manejarse en el capricho eterno de un corazón que siempre busca nuevas sensaciones.

Hace poco que conozco la situación, las hazañas y el tiempo en que escribió esta canción, tras una primera lectura llegué a pensar y a justificar la dramatización penosa del vídeo de Brel cantando entre lágrimas en vez de maldecir en actitud desafiante al destino de lo que muere, pensando que se había apoderado del punto de vista de su amante, en el que sólo podía ser ese burgués convencional al que tanto hería en sus entrañas. Esto había provocado que volviera a ella con unos ojos más condescendiente, pero parece que no fue así; Brel fue presa, como en tantos asuntos que no podía explicarse pero los sentía, de sus contradicciones; se puede ser católico y no creer en Dios, se puede ser un marido fiel teniendo amantes. Su niñez estuvo marcada por un Dios que nunca dejaba de vigilarle, que no le permitía pecar sin llevar una carga sobre los hombros y una herida en el pecho que se abría aún más durante la noche. Su amor adolescente había desembocado en un matrimonio al que nunca quiso renunciar, por lo tanto no quiso reconocer el hijo que venía en camino. Ni siquiera la aventura más bella de su vida pudo hacer que depusiera una actitud tan desconcertante en un hombre como él que se reía hasta de sus sentimientos más lacerados con tal de no faltar a la verdad.

De entre todas las amantes no hubo ninguna como Suzanne Gabriello conocida como “Zizou”. Llevaba cinco años con ella cuando empezó a esquivarla tras conocer su embarazo. La inevitable ruptura, propiciada por su cobardía y el no querer asumir una situación que él mismo había provocado, fue agria y dolorosa, llegando a las amenazas, por parte de ella, de hacer público su embarazo con el consiguiente escándalo que conllevaría. Brel que empezó a dramatizar sus canciones el mismo tiempo que llevaba con esta muchacha, no quiso eludir la grabación de “Ne me quitte pas” dándole la vuelta  a la situación, quizás, con el convencimiento de los egoístas, pensaba que todo debería de haber seguido como antes, reprochándole a “Zizou” la ruptura porque no quiso ser la otra.   


4 comentarios:

  1. Ay Francisco! Que se me acaba de caer el mito de esta canción que yo entendí como la del abandonado por su amor. Pero también dices grandes verdades porque cuando hay asuntos de amor se miente más que un bellaco. Yo no estoy exento de ello tampoco. Quién no ha sido infiel alguna vez,de alguna manera o de otra. Ahora veo ésta canción desde otra perspectiva, ahora es el corazón de ella el que canta a través de su voz y llora ella a través de sus ojos. Gracias Francisco por estas cosas.

    ResponderEliminar
  2. Ya indico, Juan Carlos, que Brel le dio la vuelta a la situación y se hizo un lío apareciendo su perfil más egocéntrico y no asimilando que ella solo lo abandonó cuando él la había atormentado con su huida, por no querer asumir la situación. Como toda gran obra tiene su propia leyenda y nos deja, a más de uno, lugar a las interpretaciones. Creo que es necesario escuchar otras canciones de Brel, dedicadas total o parcialmente al amor, para que podamos percibir que la única que no se somete a un ideario congruente es, precisamente, la encumbrada "Ne me quitte pas".

    ResponderEliminar
  3. Me interesaría saber entonces la versión de un Brel en el amor puesto que el muy bribón (con todos los respetos) me hizo creer con esta canción que estaba desolado. También demuestra el gran artista que fué ante el público. Tengo que profundizar más en sus letras y canciones. Gracias a la red, sé puede acceder a las traducciones aunque no sé si serán del todo fieles a lo que quería expresar en sus letras.

    ResponderEliminar
  4. La verdad, Juan Carlos, creo que realmente estaba desolado, en amores tener la culpa de algo no exime del dolor, él tan tierno y realista perdió el rumbo en un asunto que lo sobrepasó, estoy casi seguro que hubiera sacrificado el "Ne me quitte pas", pienso con sinceridad que seguiría siendo inmenso sin ella, con tal de que todo siguiera como antes, que los besos y abrazos de Zizou y el manto protector de la comprensiva Miche, su mujer, pudieran compaginarse eternamente,como si no existieran cinco años de amor, como si no viniera un hijo en camino. Tenía perjuicios en los que asomaba su estricta educación católica.

    Puede que hubiera perdido el amor pasional y arrebatado por Miche, pero sentía por ella una veneración sincera; fue su novia en la adolescencia, se casaron cuando apenas tenían veinte años y, de ninguna forma, quería prescindir de ella en su vida.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.