viernes, 21 de noviembre de 2014

La primera estrofa en una canción de Serrat.


Francament
m'hagués agradat molt més
que hagués estat primavera
i que la primera
fóra aquella nina rossa,
prima i pigarda
que cada tarda
pujava amb mi al tramvia
quan el jorn s'endormia.




       Desde que lo encontré en 1971 con Mediterráneo y lo perdí en 1976 con "Para piel de manzana" un disco casi tan bueno como aquél pero olvidado hasta por muchos de sus incondicionales, tuve a Joan Manuel Serrat como una de mis referencias como cantante y también como poeta. Me gustaba tanto que no tuve ningún problema en comprar o pedir que me grabaran algunos álbumes suyos, no le di mucha importancia a que algunos de ellos fueran en catalán. Suelo seguir escuchando a Serrat, viene bien detenerse en lo que dice y como lo dice, comprendo que hubiera mujeres de un barrio humilde como el mío que lo hubieran querido tener como hijo, comprendo que más de una muchacha temblara por él cuando lo viera alejarse con la guitarra al hombro, que pareciera tan cercano, tan abierto con esa sonrisa un tanto pícara y tan tierna que uno hubiera querido tenerlo como compañero en una partida de mus y contertulio en las noches de verano en la puerta adentrándonos en el misterio de una estrella parpadeando en el cielo azul oscuro.

       Esta canción pertenece a "Per el meu amic" (Para mi amigo), grabado en 1973, sin duda uno de los mejores discos de Serrat. No me gusta demasiado el tema central de la canción que he elegido para dar fe de ello, ni como lo trata, cuando intentas ser demasiado sincero y dices cosas que van en tu contra nadie te acaba creyendo del todo, pero la música es deliciosa, está empapada por aquella voz que hacía sentir y la primera es una de las estrofas más hermosas que yo recuerde de toda la música española.

7 comentarios:

  1. Compruebo que tenemos gustos musicales afines. De Serrat me gustan muchas canciones; sus temas son tiernos ,domésticos, populares y siempre apuntan directo al corazón, pero la canción que más me gusta es "Mediterráneo": letra y ritmo son fantásticos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he tenido una canción diferente de Serrat para cada momento de mi vida, en éste me emociona una canción de amor tan poco convencional como Helena. Antes, escuché hasta desgastarlas Temps de pluja, Piel de Manazana, Cuando me vaya o En Collioure, con Serrat suele ocurrir lo mismo que con otros grandes, que un tema considerado menor te llegue tanto como para convertirlo en el que prefieres escuchar durante un tiempo al acordarte de él.

      Gracias, Fanny.

      Eliminar
  2. Como seguidora de la obra de Serrat, en mi opinión, el disco "Para piel de manzana" no tiene nada que envidiarle al emblemático "Mediterráneo". Es mucho menos conocido porque su publicación y difusión coincidió con una época difícil para Serrat (en 1975 se exilió en México). En cuanto a la canción "La primera" creo que su texto compendia magistralmente los deseos, dudas y gratitud que sintió cualquier adolescente en la sociedad española de aquellos tiempos, ante su debut sexual, con el bagaje de la educación sentimental heredada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hace mucho que supe de los problemas de producción y promoción que tuvo este excelente disco a causa del exilio mexicano de Serrat. Para mí no tiene una sola canción que pueda considerarse de relleno y tiene obras maestras de difícil catalogación, desde el carpe diem para una muchacha de un barrio de clase obrera de Piel de Manzana, el recuerdo al bravo abuelo aragonés del Carrusel del Furo o esa rumba enérgica, pesimista y contagiosa que dedica al currante charnego de Caminito de la obra, a Ernesto Cardenal le hace un gran honor al musicar magistralmente su Epitafio para Joaquín Pasos. Dejamos para el final La casita blanca, ahí trata el tema de la prostitución como en La primera, pero lo hace como el mero espectador de un cuadro típico, un prostíbulo que se sirve de mil argucias para salir adelante y, ya se sabe, a todo le llega su fin. Quizás porque fue la primera canción que escuché de este disco a través de un programa de imborrable recuerdo de la frecuencia modulada de Algeciras, le tengo un cariño especial. Para piel de manzana carece de la comercialidad, gratificante y extraña en este tipo de música, de Mediterráneo pero presenta menos fisuras si cabe.

      Eliminar
    2. Se me había olvidado darte las gracias.

      Eliminar
  3. Grande, grande Serrat. Llevo toda la vida escuchando sus canciones y disfrutando con sus letras, poesía de la buena.
    Mediterráneo y Mi niñez son tal vez mis temas favoritos de este gran cantautor y poeta con mayúsculas, sin olvidar otros muchos que hicieron las delicias de mi adolescencia y juventud y que siguen llegando, cada vez lo escucho, directos al corazón.

    Gracias por traerlo a tu blog con este tema que apenas conocía.

    Un fuerte abrazo Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una suerte, Joaquín, que hayamos podido vivir nuestros primeros años teniendo la música de Serrat como telón de fondo, quizás él hubiera encontrado soluciones para lograr una sola identidad con varias lenguas. Creo que ningún cantante ha sido, y es, tan querido en España como él. Además, nos trajo de una forma magistral y convincente el recuerdo imperecedero de Antonio Machado y Miguel Hernández.

      Un abrazo, Joaquín, sé que coincidir en que nos guste Joan Manuel Serrat es lo normal, pero me agrada mucho que así sea.

      Eliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.