sábado, 14 de noviembre de 2015

Para nadie


And in her eyes you see nothing
No sign of love behind a tear
Cried for no one
(Paul McCartney)

Y en sus ojos no ves nada,
ningún signo de amor
detrás de una lágrima
derramada por nadie. 








Para nadie he escrito, la verdad es cortante,
brusca, hiriente, sin alma
como monstruos que asaltan las casas, los comercios,
y guardan en secreto
privilegios de clase forjados por la infamia.


Elegía que consume el filtro oxidado
de un deseo que vaga cual zombi en la mañana
que no sabe su nombre, que no tiene recuerdos,
que asustado del hombre grita y no se estremece.


Leo novela y cuentos, ya no me reconozco;
esta afección sin tregua te aísla y te abandona
cuando crees hallar un rincón en el mundo;
Hölderlin[1] una voz, Rimbaud[2] un desafío
estético sin fondo,
Dylan[3] un dinosaurio de un tiempo que no existe,
que es nuestro propio tiempo;
guerras y disparates,
Bécquer[4], acorralado, busca su antiguo olvido,
que nadie le moleste,
nadie hurgue en su herida,
Camarón[5] está muerto, suena el jazz, no se escucha.


Para recuperarme tengo la cobardía
de quienes conversaban conmigo en el pasillo
de las ejecuciones
y que nunca quisieron saber que les decía,
ya que a veces cortaban flores para el verdugo,
la nula implicación de los días que pasan,
de la gente que ve fútbol en las tabernas.


Se nos ha perdido algo que no quiere mostrarse,
cuyo grito se ahoga
en un ataque agudo de tibio escepticismo,
este país que retara a Apolo en las alturas
aquí yace postrado en un fulgor insulso.


[1] Hölderlin: Inspirado poeta alemán. Al contrario que sus compañeros de generación murió a una edad considerable, pero apenas con treinta y cinco años vivió retirado afectado, quizás, por la esquizofrenia. 
[2] Rimbaud: Poeta francés, quizás el mayor ejemplo de precocidad creativa que ha existido, murió joven cuando hacía ya muchos años que había dejado de escribir.
[3] Bob Dylan: Cantante norteamericano, icono de la música a la altura de los “Beatles” y Elvis Presley. En su faceta como poeta posiblemente sea el más importante de la segunda parte del siglo XX.
[4] Gustavo Adolfo Bécquer Poeta sevillano autor de las Rimas.
[5] Camarón: Cantaor flamenco, el más mediático y controvertido que ha habido en el mundo del flamenco. A pesar de su heterodoxia es considerado como uno de los más grandes.

3 comentarios:

  1. Me gusta mucho este poema: "la realidad es cortante", sí; por todo lo que dices en tus versos, por este escepticismo, por la banalidad en la mirada y en los actos.
    Una banalidad es también leer tus poemas y no detenerse; no sentir que algo nos conmueve, y estar ahí, en una orla de seguidores sin seguir nada.
    Mi enhorabuena, F.E. Voy a quedarme contigo y a seguirte de verdad.
    Gracias por tus poemas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me he pensado mucho empezar a contestar tu comentario, Fanny, la razón es que me has hecho pensar demasiado, creo que defendiendo mi propuesta de comunicación inmediata, aun con cambios bruscos en el estado de ánimo, enciendes una llama en el sol (Dylan me gusta mucho, mucho, a pesar de su antipatía y poca consideración hacia su público) pero me alegra y, como le he dicho antes a otros compañeros, justifica estos esfuerzos en la deriva.

    Este poema, dentro de las cifras modestas en las que me muevo, ha sido uno de los que ha llamado más la atención a pesar de que, perdóname por esto, no acabo de verlo. Era el primero del único proyecto de poemario que he emprendido conscientemente en mi vida, y, como ya le dije a un compañero, me ha llevado más que ningún otro a plantearme el papel de la poesía en nuestros tiempos y el lugar que ha dejado para mí.

    Encantado con tu aparición, Fanny, y deseoso de poder leer lo que escribes (no he sabido llegar hasta el lugar donde los tienes).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi blog es: palabrasnomadasdelviento.blogspot.com
      y pulsando en mi nombre con el que comento, entras en el blog.
      Pero ya te digo que escribo sin pretensiones, solo para expresar sentimientos, con la tinta que tengo.
      Saludos.

      Eliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.