lunes, 7 de diciembre de 2015

La strada


 


Oscuro callejón perdido en el tormento,
divagar sin salida
donde tropiezo y vago como una mariposa
empapada en el polvo que no tiene camino,
en el rostro sin alma de una esperanza muerta.

Este taró y el viento sin fuerza que persiste,
estas reminiscencias de muerte entre las alas  
son como los recuerdos que nunca se marcharon,
que nunca se escribieron y sufren en el alma.

Como un sueño abortado de agosto en las escenas
de Fellini que busca la muerte en el pasado,
en bambalinas rotas, en guirnaldas sin flores,
 en el toldo mojado de un carrusel fingido

¡Ay, no te acuerdas , Laura, de la risa del Mato!,
No sabe estar callado este pobre poeta
y Zampanó se enfada y ejecuta a la risa,
y no quiere escuchar
aquella melodía tierna de Gelsomina,
esa triste condena que navega en el aire.

¿Ya no te acuerdas, Laura? Esa tarde de Agosto,
ese calor intenso, la pasión que rimabas,
nuestra ventana abierta recogiendo la brisa,
el sudor en tu espalda, tus piernas enlazadas.

El viento de levante detenido en  el aire
ahonda en el clamor de una sonrisa amarga;
reivindico la risa cuando todo se pierde,
reivindico el amor ciego de Gelsomina
hacia lo que se mueve, respira o acompaña
este extraño vagar por la herida que muere
en la vida sin rumbo de los volatineros,
en las almas errantes que no tienen camino.

El salitre que llega desde los espigones
acaricia la piel que refugio no encuentra,
insiste en el dolor que no tiene consuelo,
en la muerte que viene a expandir su dominio
en la playa tendida donde lloran los pobres.

Esta paz que se muestra sin arte y sin desvelo
hace que piense en ti, en tu amor militante,
en tu lucha sin tregua por alcanzar la luna,
en las olas que tiemblan ante tu voz serena.


Abrazo la esperanza tierna que me quitaste,
me enamoro del mar que se moja en tus ojos
y hace que me emocione  siempre con tu misterio
y llore la canción triste que me cantabas.

2 comentarios:

  1. Este poema sí es plenamente tuyo.Tal vez nos tienes acostumbrados a la cadencia mágica de los alejandrinos (uno de mis metros preferidos) o tal vez cuando escribes en alejandrinos las musas se rinden a ti,no lo sé,pero a mí es como mejor me "suenas" y más me llega tu poesía.
    Vi "La strada" hace muchos años,en una época en que estaba enamorado del cine italiano y es una de esas películas que dejaron en mi su huella.Tanto Anthony Quinn como Giuletta Masina me deslumbraron con su actuación.Compruebo que algo así te pasó a ti pues no se puede escribir un poema como este sin haber amado la película y todo lo que la rodea (sé que admiras a Fellini como poeta y supongo que también como cineasta).
    Me gustó mucho el recurso (aunque entiendo que es mucho más que un recurso) de relacionar la película con tus vivencias personales de la época.Eso le da al poema una dimensión mucha más enriquecedora.

    Resumiendo,que me ha emocionado y mucho.

    Un abrazo Enrique

    ResponderEliminar
  2. Rememoro la tarde de Agosto que vimos por primera vez la película. Nos impactó Gelsomina que ama a cualquier persona que se le cruza en el camino, incapaz de hacer daño y que soporta las miserias con una sonrisa estoica, el humor corrosivo del Mato que acaba costándole la vida y la brutalidad primaria e irreflexiva de Zampanó. Intentar sintetizar todo esto en un poema quizás no sea una empresa agradecida, intentar recordar una tarde de amor bajo un clima implacable de forma paralela puede parecer excesivo. Puedo decirte, Joaquín, que este poema ha pasado desapercibido dentro de mis modestos logros, tu opinión ha hecho que vuelva a mirarlo. No es una opinión cualquiera.

    Gracias, Joaquín, un abrazo.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.