jueves, 31 de agosto de 2017

Antonio Flores - Siete vidas




Antonio siempre tuvo que llevar al hombro, para los más escépticos que dudaban de su valía intrínseca como músico, las flores de su apellido. Su debut fue muy elogiado y obtuvo buenas ventas. "No dudaría", así se llamaba su primer disco grande, contenía la canción del mismo nombre que se convertiría en uno de los éxitos más sonados que consiguió en su carrera. Pero el segundo y tercero de sus elepés apenas tuvieron repercusión en su momento, y no dejó canciones que aparecieran en las listas o sonaran en la radio si exceptuamos la brillante y convincente versión de "Pongamos que hablo de Madrid" de Joaquín Sabina, aunque a raíz de su muerte alcanzaron un gran reconocimiento, sobre todo, entre los críticos que, al fin, se descubrían ante un músico que supo plasmar a unos niveles escalofriantes de realidad vivida la paradoja de un país y una ciudad que preconizaban el día más feliz de la Movida por haberse sacudido, en cierta forma, el tétrico espectro de una larga dictadura sombría,  y se encontró con el desenfreno errático de la noche más amarga que vivieron los poetas más sensibles.

Su obra maestra llegaría en 1994 y desde un primer momento fue reconocida como una de las joyas del pop-rock español. La confesional y apasionada "Siete vidas" pertenece a este trabajo que se convertiría en el último, una canción al alcance de muy pocos en la que supo definir el huracán sentimental de amante desquiciado en el que había derivado sus ansias involuntarias de tormenta.

Su vida estuvo, como la de algunos de los músicos más grandes de su generación, marcada por las drogas, a ellas, y a que derivó, quizás equivocadamente, su talento a varias incursiones en el mundo del cine, les debe que no se prodigara en exceso en la composición, aunque también de ellas, como buen artista que sabe crear a partir de sus experiencias, circunstancias y emociones, supo extraer canciones que se han convertido en un documento único y convincente por su cruda sinceridad sostenida por un personal lirismo desgarrado y la sombra de sus continuos viajes por el mundo de la frustración y del dolor en el que no quedaban ni gotas del placer de los primeros momentos. Reflejó como un mártir urbano, de un tiempo que debería haber sido despreocupado y dichoso, las contradicciones a las que lleva la tortuosa y atormentada convivencia entre las adicciones y el amor.

2 comentarios:

  1. Hola Francisco, como con otros grandes artistas, fue a raíz de su desaparición, cuando tengo entendido que fue cuando más discos vendió. A mí personalmente me regalaron uno de ellos y me quedé maravillado de un talento que no había tenido la capacidad de reconocer hasta ese momento. Una verdadera lástima las circunstancias tan trágicas que acabaron con él, o que él acabó con esas circunstancias que le parecieron insoportables al parecer. Con respecto a la canción que has incluido, es preciosa y profunda. Me gusta especialmente, ese comienzo tan real de esos cuatro años de felicidad intercalada, que es real como la vida misma. Felicidades por un texto lleno de sensibilidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pienso, Miguel, que estaba especialmente dotado para las canciones de corte confesional. Su pérdida, entre la de su madre, la depresión y las drogas, y el simbolismo de los 33 años, nos hizo mirar a todos hacia su enorme talento, su sensibilidad no le hizo soportar aquello que no cura el tiempo pero lo hace llevadero, después vendría Enrique Urquijo, Antonio Vega, Manolo Tena con muchos puntos en común con él, como hombres y como artistas, hubieran conseguido cotas más impresionantes aún de haber dedicado más tiempo en buscar canciones y menos a aquello que, de una forma u otra, acabó con sus vidas.

    Gracias, Miguel. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.