lunes, 30 de marzo de 2015

Mi elegía

¡Oh, ramas de licor que me llevan al borde
y salpican las gotas sin dueño de tu esencia!
 
¡Oh cortina sin velo, serenata sin canto
donde amaga tu rostro y muere mi silencio!
 
¿Estoy despierto o sueño con hombres que pasaron,
con cartas que no firmo, con adioses tan tiernos
que llegan a mi alma y no puedo entender?
 
Hoy quiero despejar de los muertos la sombra,
la voz de tu tristeza, creer en el futuro.
 
Desvarío en mi rumbo,  mi vieja dirección
donde aún vagan los patos salvajes de la noche,
insisto en mi elegía;
nadie quiere leer
 los poemas que escribo
en el viento sin rumbo de tu amor que gemía,
nadie quiere llegar al puerto de mi duda,
con la luz ahogada de farolas inquietas
oscurece el enigma de tu alma cambiante
sobre los adoquines donde suenan los saxos.

2 comentarios:

  1. Yo sí quiero leer" tus poemas que escribes en el viento" y llegar" al puerto y soltar las amarras de tus dudas", por que vuelvas a creer en el futuro.

    Necesitamos creer en el futuro, Enrique. Porque existen poetas como tú, creo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este intento, Fanny, de publicar todo lo que tengo, me dejé llevar por las prisas a la hora de hacerlo con este poema cuya idea viene desde lejos. Insisto en llevar la poesía a la calle, no me refiero solo a la mía, y ahí se queda en un marco desangelado, sin encontrar las palabras que hagan que se le escuche.

      Un abrazo, tú eres una excepción y yo agradezco que exista alguien como tú.

      Eliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.