martes, 23 de junio de 2015

I want you - A María C.

        Jesús me trajo la película que me sirvió de inspiración, tenía que verla por el esfuerzo que hizo para conseguirla. Siempre creí que el I want you de Dylan era un tema menor pero pegadizo. Como tantas otras veces, estaba equivocado y me alegré profundamente.




Nunca te deseé tanto
como en aquel hotel de mala muerte
cuando te ajustabas las medias
después de haberlo hecho

con poco arte de mi lado
corroído por la culpa como estaba.

Porque tú y yo sabemos
que yo deliraba, estancado
en un sueño de amor
que nunca se abriría
por más que me chocara
contra el muro de las lamentaciones.

Te ponías la falda
para ir a tus clases de Francés,
me dejaste para un taxi...
y no he vuelto a verte;
te fuiste para siempre con Musset.

... ... ... ... ... ... ...

Y te deseo, te deseo,
te deseo tanto
que eres una masturbación
en silencio
en tantas noches de soledad en compañía,
que me hieren y me derrumban
desde que no veo aquellas piernas. 



Publicado el 13 de Agosto de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.