martes, 18 de febrero de 2014

Los Persas




A Tod Browning

He hablado de amor con los ojos brillantes,
he hablado de constantes que me fueron queridas,
pero estoy atrapado en un mundo sin sueño,
esperando una nueva, y buscada caída
como un hoplita desarmado en el sendero
que no puede detener la avalancha
y la afronta sabiendo su destino,
como un marino asustado en la calma
que barrunta venideras tempestades,
un olvidado en las emociones,
un monstruo en silencio que se arrastra.




2 comentarios:

  1. Hola, Enrique.
    Veo que te gusta el cine por la dedicatoria de este poema.A mí también, pero no se me ocurriría dedicar un relato o poema a ningún director; tal vez me inspiren más los personajes de sus películas.

    Tu poema me ha gustado; el "estar atrapado en un mundo sin sueño", y esas otras imágenes de derrota, me hacen sentirlo melancólico, pero no trágico; o acaso sea un personaje que vive con calma su tragedia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. En asuntos que afectan al corazón uno siempre tiene miedo de ser malinterpretado. Asumiría el riesgo si no fuera porque me da miedo que ejerzan la violencia física contra los míos. Dios es grande pero tiene unas miras muy pequeñas. Hay muchachas desnudas en mis cuadros cuyas bocas están tapadas con un velo. Amigos que aprovechan la ebriedad de mi tristeza para malvender mis películas y mis delirios de grandeza y amantes que machacan sus frustraciones en el cansancio nocturno al que nos ha llevado el sueño de los pobres . Los griegos estábamos tan convencidos de la superioridad de nuestra filosofía que reíamos con las primeras apariciones de los persas.

    Hoy les damos de comer pero ni siquiera nos miran, empiezan a ser tan numerosos que no les hace falta hablar nuestra lengua para que estemos obligados a entenderles. Leónidas es un espartano. A ellos no les importa más que la supervivencia de su aberrante régimen militar. Pactaron con los persas. Dejaron que el Gran Rey decidiera nuestro destino.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.