jueves, 12 de octubre de 2017

La pesadilla de Robert Zimmerman - Si la ves dile hola



Nadie es libre. Hasta los pájaros están encadenados al cielo.
(Bob Dylan - traducción: Sara Castelar)

Pensé que mi novia de siempre se ponía el vestido de la que nunca tuve y su rostro tenía otro misterio y ya no era mío, ni siquiera era de ella. Es mi vida tan monótona que pienso en el tren que nunca pude tomar cuando veo como las ruedas se torcieron  y me veo indefenso ante los sentimientos descarrilados. Se me vino a las entrañas una canción de Dylan que escuché en 1976 y que siempre me gustó aunque sea de las consideradas menos brillantes del magistral y desesperado "Sangre en el camino". Imaginé que esa mujer que duerme y sueña a mi lado pudo dejarme alguna vez cuando la adolescencia se apagaba y volvía a aparecer años más tarde cuando era toda una mujer para perderme, y ya no podía verla ni acariciarla porque había cambiado de nombre y de acento, ya no quería hablar de poesía; no volvería a amarme aunque llorara como un lobo herido bajo la luna, aunque le llevara flores de las que crecen en el sendero azul donde nos besamos por primera vez, ahora, que su cuerpo había encontrado las aceras donde se instalaban sus curvas y su deseo, solo podía tocarla con la mirada.

No me hagáis caso, quizás el trovador más grande de Duluth no supo despertar de una pesadilla en la que su mujer lo abandonaba, dejó un trabajo digno de estudio minucioso narrando en un tono confesional y sombrío que hacía que no pudiera grabar las canciones con una cierta ambigüedad, que contrastara un ritmo, a veces, casi festivo con poemas deprimentes, como él quería y tuviera que dejarlo todo para un último y agónico intento, aquel tormento lo calmaría el tiempo, como diría Voltaire, pero dejó huellas sangrantes que encumbraron, destacando la escalofriante y enérgica “Perdido en la tristeza”, la penúltima obra maestra de Dylan, después de aquella locura de la que se empeñó en arrancar hasta la última espina del dolor solo quedaría el deseo con la luz de una corta reconciliación y un billete sin vuelta hacia el olvido.

     El poeta y el loco participan del mismo delirio y apego a la grandeza de las miserias pero el loco se libra de la soga, muchas veces, por azar o la consideración de su propio estado, y el poeta casi siempre arrastra las cadenas del destino que él mismo se ha labrado. ¿Para qué quiere alas quien no sabe volar?

2 comentarios:

  1. Como decíamos ayer, Francisco, cuando “hablábamos” de la melancolía, en este tu escrito está plenamente presente aunque la evoques en pasado. Creo que forma parte no solo de tu manera de escribir, sino de sentir, junto a determinada música y poetas. Bob Dylan, sin duda, lo fue (un poeta), lo fueron también, aunque en otra dimensión, Woody Guthrie y Gieco, un hombre eminentemente de izquierdas y el resto del grupo del folk…(todos tocados del ala), pero nadie ni nada me llega tanto como las letras de Dylan.

    Sobre los rostros, el prosopón, máscaras y desnudos…incluido los amores y los trenes cogidos, perdidos o descarrilados…, ¿quién mejor puede contarlo y cantarlo que los juglares, trovadores y poetas?

    ResponderEliminar
  2. Tengo claro, Tara, me he liado un poco con la etimología, que el artista, es decir artesano mayor que busca no solo la forma sino también el fondo y la visión personal, me ha jugado una mala pasada con esta entrada, tendré que volver a ella para fracasar de nuevo.

    La situación que vivía Dylan cuando compuso este disco era desoladora; su mujer, seguramente harta de aquel músico que solo creía en el culto a sí mismo, lo abandonó y, por lo visto, se fue a Tangier donde, por lo que dice, otro amante la esperaba. Hubo después una pequeña reconciliación que solo fue un juego de artificio durante el que compuso "Sara", una canción que me gustó mucho en su día y que ahora casi nunca se me apetece escuchar.

    Me gusta mucho el Dylan que posa sus pies sobre el suelo, me gusta creer que puedo ponerme en su piel y que me puede afectar su dolor e inundarme su fracaso. Creo que todos hemos tenido en nuestras vidas momentos amargos relacionados con el amor y podemos pensar que la fama ni el talento te salvan de sentirte indefenso ante tu propio corazón, de desgarrar en soledad las cortinas verdes de los celos.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.