miércoles, 29 de enero de 2014

Sin título


Luchando contra esta apatía que me corroe
y se extiende sin fin en mi falta de horizonte,
que me quema en su frialdad desenfrenada
y me lleva a un estanque de soledad herida.

Me abandonó el amor que siempre me guiaba,
hasta tú que me amaste

en silencio me gritas que estoy loco;
un expediente abierto
que no podrá cerrarse me acompaña
y unas alas quebradas para saltar al vacío.

En unos días apenas me he quedado sin fe,
me he quedado sin música, sin luz, sin poesía,
insisto hasta el final porque no tengo freno;
he aprendido a hablar sin saber lo que digo.


(Poema de la duda- Marzo-Abril 2011)

6 comentarios:

  1. Vuelvo a emocionarme con tu poema.Expresas sentimientos en los que uno puede reconocerse cuando el amor nos abandona y nos lleva a "un estanque de soledad herida" y ya no suena en nuestro interior la música y huye la poesía de los labios y no hay palabras para expresar la soledad.

    Excelente poema,F.E. He vuelto a tu blog para sentir la voz de un gran poeta y la he encontrado. Gracias.Como te tengo entre mis blogs favoritos, en cuanto publiques un poema me enteraré y aquí me tendrás.

    Un abrazo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, Fanny, que no hay nada mejor para alguien que tiene ganas de hablar que encontrar a alguien que le muestra eso imposible de medir que llamamos sensibilidad, creo que por ello mereces que haya pensado tanto lo que te he ido diciendo a lo largo del día..

      Este poema representa un tiempo en el que objetivamente no tenía más motivos que ahora para sentir un gran desencanto, pero lo sentía. Lo rescaté entre los que había deshechado, anda como los Beatles, cambié un poquito la segunda estrofa y aquí está, cada vez estoy más convencido de la decisión que tomé, y pienso que es uno de los que más fielmente representa el espíritu del poemario.

      Gracias, Fanny. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Un poema de total abandono, incluso sin título, para hacerlo aún más creíble.
    Y es que para algunas almas, la ausencia de amor es dar un paso hacia la nada, hacia el auténtico vacío.

    Siempre es un placer leerte Enrique.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. También para mí es un placer, Jerónimo, poder compartir estos ratos contigo. Ha pasado ya cierto tiempo y hemos podido dar una cierta medida de lo que significa para nosotros esta poesía que nos une y, desde ese momento, nos identifica con el hombre que pasa con el periódico o que hace fotografías y no logra apoderarse de un atardecer. Yo me alegro mucho de que sea así, Jerónimo, de constatar de que ideológicamente estamos cerca y de que sigas levantando un monumento a la ternura.

    Gracias, Jerónimo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un gusto estar aquí y respirar poesía. Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Silvia, por haberte acercado a este poema que comprendo que haya podido resultar molesto a algunos por su orientación nihilista.

      Un abrazo.

      Eliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.