miércoles, 8 de enero de 2014

La sombra de un poeta


I will work harder
(George Orwell - Animal Farm)


¿Cuándo volverás
a iluminar ese paisaje que sin ti me resulta
el refugio donde la muerte propaga
su abandono más triste
y contigo parecía la melodía profunda
del verso del Poeta de las rimas profanas?

...   ...   ...

He visto pasar la sombra sin tregua
de los contrabandistas camino de la playa,
por la tumba encalada de inscripciones torcidas,
la soledad del grillo que anuncia su vejez,
el silencio de los campos cuando clama
su agonía entre los matorrales oscuros
que rodean el muro de la cárcel donde los hombres mueren
añorando el verano a la luz de la luna, y tu mirada
no vuelve con el brillo que me hacía vibrar en la locura
de vivir para buscarte.

Por eso, este barrio que arrastra llorando
el esplendor de los élitros alguna vez firmes y robustos
nos deja sinfonías de luz en el recuerdo.

He visto en su espejo de edificios en ruinas
cabalgar sobre mis hombros
al caballo que aún tira de nuestras ansias de volar
aunque esté extenuado de tanto amar sin fruto,
como mi viejo e infatigable Boxer antes de caer al suelo
para no volver a levantarse
llevándose en sus ojos aún abiertos el corazón de una lágrima.

4 comentarios:

  1. Penetran estos versos hasta lo más profundo, me ha encantado todo lo que dices y como lo dices. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Me llena de satisfacción tu comentario, Marianueva, quizás porque sea uno de esos poemas en los que el autor necesite especialmente la opinión de los demás y que sea positiva. No sé lo que pensaré de este poema cuando pase el tiempo, quizás aún se sostenga por el significado y la ternura de un personaje que se ha instalado para siempre en el mundo de mis referencias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unos versos profundos y melancólicos, reflejan lo que muchas veces sentimos acerca de cosas, personas o momentos, pensamientos o sentimientos propios pero que no podemos expresar de manera fácil sin buscar adentro de nuestro interior y nuestros recuerdos con ternura, creatividad y fantasía.
      Un abrazo y a seguir trabajando.

      Eliminar
  3. No es una tarea fácil, David, que con el paso del tiempo seamos impresionados por las grandes hazañas, cada vez es más difícil encontrar a un héroe en quien no veamos demasiadas fisuras. Orwell, el creador y Boxer, la criatura, se han ganado un hueco en mi forma de proceder en esta vida, ahora que se me difuminan las galopadas de Sendero Brillante, que Coppi no alienta la pasión de los pobres en las tardes de Mayo, quizás sea por ello que a este poema no le haga falta ser bueno para que me toque en el lado más sentimental. Sí, desde luego que trabajaré más duro por si es preciso levantar las ruinas de los vientos.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.