domingo, 11 de diciembre de 2011

Dos genios enfrentados.


Bowie – Brel.  El demonio de los celos del bruselense.

Ziggy Stardust nos dejó esta maravilla en 1973, cuando competía ni más ni menos con el huraño y genial, Lou Reed por reivindicar para  el rock, propiamente dicho, una dignidad literaria. Nadie mejor para ello que el también genial cantante franco-belga Jacques Brel, tan incorrecto como el asombroso e imponente John Wayne de las obras maestras de Ford, apasionado, misógino, poco agraciado físicamente, amigo hasta de la muerte si se le sonreía, católico y descreído al mismo tiempo, no hablaba la lengua de sus mayores, y nadie amó tanto y odió al mismo tiempo al país llano sin identidad y a su país de acogida, Francia, como él regalando flores y tirando piedras, en el mismo disco, y ,en sus momentos de mayor inspiración, en la misma canción. Con Nuestro (de todos los que hablamos castellano) Raphael, el mayor monstruo de escena que ha existido, como el de Linares, toreaba, jugándose la vida, hasta en los tentaderos, que aprendan los del playback, que venden muchos discos, en una noche de estrellas, sólo Coti cantó y brilló en el recinto incomparable de las Murallas Reales  





Lo único que nunca me gustó de Brel fue una pequeña declaración pasional cuando le comunicaron que Bowie había grabado “The Port of Amsterdam”. Le Grand Jacques dijo con desprecio; “Yo no quiero tener nada que ver son ese pédé (despectivo por homosexual). Creo que para un competidor nato como Brel (llevaba siete años retirado de los escenarios), tuvo que ser insoportable no poder dar una réplica a la que para mí, y no es fácil estando Star Man o Soul Love, es la mejor canción de Bowie.






My Death

My death waits like an old druid'
so confident, I'll go his way
whistle to him
and the passing time...

My death waits like a Bible truth
at the funeral of my youth
we proud (drank) for that -
and the passing time..

My death waits like
a witch at night
as surely as our love is bright
let's not think about the passing time

But whatever lies behind the door
there is nothing much to do...
angel or devil, I don't care
for in front of that door...
there is you.

My death waits like a beggar blind
who sees the world through an unlit mind
throw him a dime
for the passing time...

My death waits there between your thighs,
your cool fingers will close my eyes
let’s think of that and the passing time
my death waits to allow my friends
a few good times before it ends so

Let's drink to that and
the passing time..but what ever lies behind the door,
there is nothing much to do
angel or devil I don’t care
for in front of that door.. there is you.
 
My death waits there among the leaves
in magicians mysterious sleeves
rabbits and dogs and the passing time
my death waits there among the flowers
where the blackest shadow, blackest shadow cowers
let’s pick lilacs for the passing time.

My death waits there, in a double bed
sails of oblivion at my head
so pull up the sheets against the passing time
but whatever lies behind the door
there is nothing much to do
angel or devil....I don’t care
for in front of that door
there is........................


thank you.


David Bowie – Schuman - Jacques Brel


Mi muerte

Mi muerte espera como un Viejo druida/ segura de que voy hacia ella/ silbándole / al  tiempo que pasa.

Mi muerte espera como una verdad bíblica / en el funeral de mi juventud/ brindemos orgullosos por ella/ y por el tiempo que pasa…

Mi muerte espera como una bruja en la noche/ tan cierto como nuestro amor brilla / como el tiempo que pasa.

Pero haya lo que haya detrás de la puerta/ no podemos hacer nada / ángel o demonio, ¡Qué más da! / si detrás de la puerta / estás tú.

Mi muerte espera como un mendigo ciego / que ve el mundo a través de una mente sin luz / echémosle una moneda / por el tiempo que pasa.

Mi muerte yace entre tus muslos / tus fríos dedos cerrarán mis ojos/ Pensemos en esto y en el pasado/ Mi muerte espera entregarles a mis amigos / algo de los buenos tiempos antes de que todo acabe.

Brindemos por ello /y por el tiempo que se va…/Pero haya lo que haya detrás de la puerta/ no hay nada que hacer / ángel o demonio, ¡Qué más da!/ Pues delante de la puerta estás tú.

Mi muerte espera entre el follaje /entre las mangas de misteriosos magos / conejos y perros y el pasado / mi muerte espera entre las flores / que la sombra más oscura y siniestra cubre, / Cojamos lilas por el tiempo que pasa.

Mi muerte espera en una cama inmensa / Navega en el olvido de mi pensamiento, coloquemos las sábanas para detener el tiempo que pasa./ Pero haya lo que haya tras la puerta / No hay nada que hacer/ ángel o demonio… No me importa/ porque delante de la puerta / estás…. Gracias.

2 comentarios:

  1. Muy bueno tu comentario sobre estos dos genios. Coincido contigo en que My Death es una de las mejores, si no la mejor canción de Bowie, si bien me quedo con la letra de Brel , creo que la traducción de Shuman debía haber sido más fiel al lirismo que derrama la de Brel.
    Gracias por hacerme disfrutar de tu lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido muy interesante tu comentario, José. Hay un par de cosas que quisiera decirte, la primera es que hasta poco antes de escribir el artículo (o lo que sea) no sabía que la canción original era ni más ni menos que de Jacques Brel y hacía muchos años que la conocía y la segunda que no había sido David Bowie el autor de la versión del texto en inglés, esto último te lo debo a ti, creo que son detalles muy a tener en cuenta. Comprendo que te guste más lo que dice Brel, pienso que tu criterio es muy acertado, como canción ( es lo que deduzco) pondríamos la de Bowie ya que es una de sus joyas, hecho que no debería preocuparle al cantante bruselés, ya que pienso que "La mort" quizás por esa orquestación excesiva que tiene no está entre sus mejores canciones, quizás lo habría estado de haber revisado esto en la década de los sesenta o de los setenta. Por supuesto que como letra prevalecería la de Brel en una de sus obsesiones temáticas, aunque hay que aplaudir la versión inglesa, muy por encima de lo que suele ser habitual en el rock y perfectamente adaptada a él.

    Muchas gracias, José, ha sido todo un placer.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.