lunes, 30 de abril de 2018

Lou Reed - La canción triste


        Te agradezco, Simón, el comentario, empecé a contestarte sin saber lo que quería decir, desde qué perspectiva abordar una obra sin luz y lacerante, quizás lo que buscaba era capturar la atmósfera sombría de la canción, ahondar sin contemplaciones en lo que pasó para imaginar lo que podría haber sido, expresar que nunca un cumpleaños feliz había sonado tan amargo, incluso aterrador y profetizando la venida del infierno de las drogas, de una ciudad corrupta y dividida.

         Lou Reed era un gran poeta y podía articular un poema con analogías turbadoras y exigentes, metáforas inquietantes, paradojas doloridas, consciente como era de que ya habría otros que exaltaran el lado brillante de la vida y su falta de implicación con la realidad.

Pero, una pequeña concesión a la esperanza, para él Europa no debía ser el edificio en ruinas que había quedado seccionado después de la guerra más terrible, seguía siendo una parte esencial de nuestra forma de ver el mundo. Pero para que tomara consciencia de ello era preciso hurgar en las heridas, identificarlas, digerirlas, para encontrar una posible redención. Una obra devastadora y trágica que, desde los abismos, busca desesperadamente una salida, dejar atrás unos tiempos que nos mostraron el lado más perverso del hombre, que abrazaron los uniformes y la represión y arrinconaron la libertad y la palabra.

La canción triste lo sería aunque tuviera el nombre más festivo que podamos imaginar, su música planea sobre los humedales del sótano más tétrico y oscuro donde habitan el dolor de vivir y el tormento aterrador del olvido que nunca llama a quien camina por las llagas de la culpa, por el espíritu flagelante de la memoria. Lou Reed había escrito esta canción para el último disco con los Velvet Underground y la desechó como haría con unas veinte más, había auténticas obras maestras.

3 comentarios:

  1. No lo conozco o mejor dicho no lo conocía
    es un poeta de letras que me gustan
    gracias por haberlo compartido

    ResponderEliminar
  2. Un grande sicuramente Lou Reed, un cantore crudo dell'ambiguità umana, dei torbidi abissi.
    I miei complimenti per il tuo spazio, sono arrivata qui per caso e sarà un piacere tornare a leggerti.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, MuCha, creo que es un gran poeta aunque nunca se declarara amigo de la poesía. Su Nueva York es el mismo que el de Paul Simon o el de Bob Dylan, pero él prefirió ver el lado salvaje. Se le agradece, a pesar de su leyenda de tipo duro, que tuviera sensibilidad para adentrarse en el corazón de la vieja Europa.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.