domingo, 7 de febrero de 2016

Lamento de Robert Bruce

Ya no tengo tu aliento, me duele y lo proclamo
en el silencio hondo[i] de no saber decirlo
y me enfrento al levante sin luz en las orillas
que llegan a tus pies y se marchan sin huella,
yerro por estas calles rotas de los vampiros,
divago en el recuerdo por la cuesta del Morro
que apenas conociste con mi candor de niño.

No quisiera escuchar las cosas que dijiste,
me duele la cabeza y no puedo callarlas,
me moriré en la sombra por haber sido infiel
a lo que deseaba, a lo no prometido.

No me hables[ii] de estepas, sombreros o claveles
en esa alma fría que rige un pensamiento,
no arrastres mi sonrisa como si no la vieras,
no abras mi corazón al absurdo del hombre.




[i] Por exigencias del guion me plegué y escribí denso en vez de hondo.
[ii] Por la misma razón puse platiques en lugar de no me hables.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.