domingo, 7 de febrero de 2016

Epílogo, el final de Robert Bruce

Pasará el blanco pájaro de la noche en silencio
entre los edificios, los cables, las antenas,
ya que será en lo oscuro de un temor primitivo
para que se vislumbre
el descenso al abismo de una estrella que tiemble.

Arderán los deseos
de remover la huella del pasado sonriente,
de prolongar los besos y romper lo pactado,
perseguir su recuerdo,
reclamar lo perdido.

Te alcanzará la muerte en una callejuela
de una sola salida que no pueda encontrarte
cuando caiga el último resplandor de tu herida
y acabe la agonía de haber sido distinto.

Ya no abrirás los párpados
 lentos aunque lo intentes
y luches con las sombras que firmen tu sentencia
como el toro orgulloso que no mira las tablas
y reta a los tendidos que celebran su muerte.

2 comentarios:

  1. Magnífico, querido Enrique. Escribir siempre es un acto de amor.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la última vez que vi a Pasolini ahogarse en una duda fue cuando, en el apogeo de su fama como cineasta, le preguntaron, en un trámite burocrático, por su oficio. No contestó lo que algunos hubiéramos querido, quizás por un respeto inconsciente, reverencial hacia Pavese, dijo escritor en vez de poeta. Por razones diferentes, mi madre ya no sentirá miedo de dejarme indefenso ante el mundo, mi familia ya no me excusará por mis salidas de tono, he comprendido que yo tampoco soy poeta, que no podré serlo por mucho que lo intente, por muchos poemas que escriba. Es una pena a la que tendré que acostumbrarme y que no podría borrar ni siquiera el reconocimiento. Tú transmites paz, conciliación en lo que rimas, si no te envidio es porque te aprecio, y, sobre todo, porque no puedo evitar enfrentarme,¡maldito occidental!, al destino que se me ofrece. La tuya es una de las pocas relaciones que me quedan en este medio y créeme, con la sinceridad de aquel que habla porque no sabe hacer otra cosa, hubiera estado siempre entre las preferidas.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.