jueves, 24 de septiembre de 2015

Elegía de otoño





A Fernando




Volveré al paseo donde la muerte
se ha detenido en tus ojos, amigo mío,
pensaré que no te has ido en silencio
con los pájaros que amabas,
que no te angustia la pena de saber
que los barcos se fueron a buscar otras caricias,
que no verás el barrio presa del abandono,
nuestra playa barrida por la noche y el tiempo,
nuestro cine cerrado, nuestros niños crecidos.


Publicado el 4 de Febrero de 2014

9 comentarios:

  1. Siento en tu poema una doble Elegía, porque evocas dos muertes: la del amigo y la del barrio.Pero entre estos dos abandonos,tres palabras esperanzadoras prometiendo futuro: "nuestros niños crecidos"...
    Hay en tus versos nostalgia, tristeza y esperanza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comprendo, Fanny, que esta última frase te haya podido causar confusión, pienso que es una expresión de mi tierra (por lo tanto nos llegó, casi con toda probabilidad, de algún rincón de Andalucía) y con ella me quise referir a él, a mí, y a todos los que compartieron su niñez con nostros, por lo tanto ise resuelve en el mismo tono desesperanzador del poema. Por lo demás, has acertado plenamente, aunque yo matizaría que, a pesar del paralelismo, en el primer caso hablamos de muerte, en el segundo de agonía.

      Estoy encantado con tu respuesta, toda una sorpresa de la que aún no espero reponerme. Muchas gracias, Fanny, un abrazo.

      Permíteme, Fanny, que le robe un verso a Sabina y me despida como "el viejo Peter Pan".

      Eliminar
  2. Un recuerdo nostálgico para una ausencia que se librará de la decadencia del lugar conocido y vivido anteriormente.
    Como siempre un placer pasar por letras Enrique.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pienso, Elda, que, como ya le dije a Fanny aquí mismo, aciertas a la hora de interpretar el poema. Tú sabes, creo que lo hemos hablado, que siempre he defendido una poesía en la que no se tenga que echar mano del diccionario y muy clara a la hora de transmitir su mensaje y pienso que también hablamos de las razones.

    Estoy encantado, Elda, con esta vuelta, ya sabes que es difícil mantener las motivaciones con lo complicado que es esto. Los que estáis desde el principio y los que han llegado recientemente me habéis ayudado a mantener la esperanza.

    Gracias y un abrazo. Me gustaría volver a Madrid pronto.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Enrique.
    Hoy vuelvo para compartir el doloroso sentimiento que supongo vive tu ciudad por la trágica muerte de nueve inmigrantes que intentaban llegar arriesgando sus vidas.
    Anoche oí la noticia y hoy leo en "El País" los detalles y es espeluznante que estas cosas ocurran. Vivirlo de cerca debe encogerte el corazón y también por eso me he acordado de ti.Porque vives en una ciudad donde se ve la muerte de frente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Creo, Fanny, que a escala planetaria cualquier español está tan cerca de esta muerte como nosotros, los ceutíes, y, por paradójico que parezca, puede hacer más para detenerla, pues debe tener razones para conservar un poco más de espíritu democrático para echarse a la calle y exigir que acabe, no es un asunto cuya solución se deba dirimir en un tablero de ajedrez sin reloj. Estamos hartos, Fanny, con la población originaria, me refiero a los descendientes de la que había antes de la guerra, narcotizada, incapaz de secundar una huelga justa en más allá de un diez por ciento y que vota mayoritariamente a una derecha populista cuya voracidad recaudatoria hace palidecer al sherif de Nothingam, una izquierda que se derrumbó por méritos propios hace unos treinta años porque se fue a ver Ninotchka y algunos de sus componentes se quedaron viviendo la dolce vita y partidos, cada vez más importantes, que aunque lo nieguen son confesionales. ¿Y los inmigrantes subsaharianos? Creo que cuentan con las simpatías de una buena parte de la población. No votan y hacen lo que pueden, son humildes, cuidan coches, llevan carros de la compra y sueñan con dar el salto a tierra firme europea, quiero seguir pensando que Ceuta es Europa en lo más importante, la vocación humanista.

    ResponderEliminar
  6. Y tu cuñado tenía mucha razón,es un gran poema en sí y más conteniendo tanto en tan pocas palabras.
    Cuando muere alguien que amamos,se nos viene el mundo encima literalmente.Y todo lo que nos rodea adquiere un aspecto nuevo de ruina y fealdad para estar acorde con nuestro sentir.Y eso mismo es lo que yo he visto en esta elegía de otoño.la muerte del amigo ha revivido todos los males del entorno,de la tierra amada y hasta de las personas que también perdieron un tesoro indiscutible,la infancia.

    Que este otoño recién estrenado sea para ti apacible e inspirador ,Enrique.

    ResponderEliminar
  7. Y tu cuñado tenía mucha razón,es un gran poema en sí y más conteniendo tanto en tan pocas palabras.
    Cuando muere alguien que amamos,se nos viene el mundo encima literalmente.Y todo lo que nos rodea adquiere un aspecto nuevo de ruina y fealdad para estar acorde con nuestro sentir.Y eso mismo es lo que yo he visto en esta elegía de otoño.la muerte del amigo ha revivido todos los males del entorno,de la tierra amada y hasta de las personas que también perdieron un tesoro indiscutible,la infancia.

    Que este otoño recién estrenado sea para ti apacible e inspirador ,Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La poesía ofrece poco espacio a la seguridad, Joaquín, y escribirla en verso libre acentúa esta sensación, por eso creo que es decisiva la mirada de los otros a la hora de tener en consideración un poema. Esta que me ofreces, con tus habituales hondura y aplomo, es un auténtico regalo al que no sé como responderte, pienso que escribes una poesía tan buena porque pones todo el cariño y tu capacidad reflexiva cuando lees la de los otros, y por otras muchas cosas más, por supuesto.

      Muchas gracias, Joaquín, un abrazo.

      Eliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.