viernes, 10 de febrero de 2012

Luces de la ciudad

( A Charles Chaplin)











Cuando camina el sol hacia su ocaso
y en el aire queda un frescor ideal
la luz desaparece por el horizonte
lentamente.

Lentamente mis manos se van abriendo
en un duro trabajo nocturno
por una causa que no merece la pena ,
que no  merece la pena.

Lentamente se gastan mis zapatos
y mis bolsillos se llenan de agujeros,
lentamente se viste de silencio
este lugar vacío donde dibujo
la bella frialdad de los senderos.

Lentamente los violinistas vuelven al tejado,
Mientras yo te busco y amanece
Lentamente.

Lentamente desnudo me he quedado,
Olvidaba que aún conservo el sombrero y el bastón,
Mientras lucha mi voz por tenerte y alcanzarte,
Lentamente estoy perdiendo tu amor.

                                                                                                       (Octubre 1978)

7 comentarios:

  1. Sólo con nombrar esa película estás creando un ambiente reconocible, utilizado en tu lenta noche de pensamientos sin preguntas, todo está claro.
    Tan claro como esta frase del gran Charlie:
    <>
    Un aplauso a tu consciente bohemia.

    ResponderEliminar
  2. Quise ahorrarme reescribir la frase, pero no salió.
    Es ésta: "La vida es una obra de teatro que no permite ensayos... Por eso, canta, ríe, baila y vive intensamente cada momento de tu vida... antes de que el telón baje y la obra termine sin aplausos."

    ResponderEliminar
  3. Lo que si merece la pena en venir a leerte y quedarse con esa música que tiene tus palabras tan bien puestas, y yo tengo un privilegio: mientras te leo, te escucho porque conozco tu voz.
    Gran poema a ese explendido actor... y demás.
    Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  4. Qué belleza de poesía
    un homenaje de lujo a Charles Chapplin
    Felicitaciones y un abrazo cálido
    Ana

    ResponderEliminar
  5. Hoy Luces de la Ciudad, Susi,es celebrada como una de las obras maestras de Chaplin, cuando escribí el poema se consideraba que era un poco sensiblera para alcanzar el nivel de La quimera del oro, Tiempos modernos o El gran dictador. Yo no tenía duda de que era la que más me llegaba como manifestación artística y donde reafirmaba como nunca a un personaje de calado universal, que no necesitaba de la palabra para comunicarnos sus emociones.

    ResponderEliminar
  6. Siempre, Elda, cuento contigo y es algo que me enorgullece. Ahora que me he decidido a desenterrar poemas antiguos, no quería dejar a un lado éste, en el que de una manera juvenil y mezclándolo con una experiencia personal, a través de ella he podido datarlo, quise ofrecer mi humilde homenaje a un genio del cine irrepetible, con un personaje lleno de humanidad, cargado de buenas intenciones, y siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesita, dinamitando de paso muchos de los pilares que sustentan las aparentemente buenas costumbres.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Ana, me ha hecho mucha ilusión que te hayas pasado por mi rincón y que además me hayas dejado tu comentario. Aunque parece que actualmente se le ha perdido un poco de fervor, Chaplin es uno de los artistas imprescindibles del siglo XX.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.