domingo, 12 de mayo de 2019

Vista del Yebel Musa desde el recuerdo. - Hay algo de muerte


No volverá la savia a recorrer
la profunda estalagmita de las arterias del puerto,
oscurecerá el vestido gris que llevabas en la esquina del otoño,
el gemido taciturno de Machado ante la muerte,
la canción de un hombre confundido que no creía en el amor
porque no te conocía
y sigue en la espesa niebla de las ramas que lloran en el pasado,
en la soledad de una gente
que no recuerda dónde está su memoria,
dónde la excavadora que se llevó las flores del Campillo
y la sonrisa del sol que derramaba su miel
sobre los cabellos escarpados de una mujer amortajada.

***


Hay algo de muerte en cada recaída, 
un sentimiento de que puedes ser arrastrado por la lona, 
cubierto por las cenizas de los triunfos amargos.

Cruza la carretera mientras pasan los tranvías
el recuerdo de un juego de piernas que ya no se sostiene,
una chanza que no es divertida, 
aparecen unas palabras que se funden 
y no saben encontrarse dentro de un poema,
se agarra a las cuerdas de la esquina
un sueño que nació en la frente del olvido
cuando las ilusiones de los deshollinadores habían muerto
 y el comienzo de una canción que mantiene la sonrisa
entre los alacranes y los espantos


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.