lunes, 21 de marzo de 2016

Sobre la metáfora de la Calle

       Contestando a las supuestas ausencias de metáforas en mi poesía.
A Julius; 

       Soy un aprendiz de brujo que mira la realidad, no las metáforas, esas se las reservo a las mentes preclaras. Al final sacaste la ironía que a mí me falta, prefiero aquella que, como la de Brel, está teñida de amargura vital a esotra como la tuya que solo tiene inteligencia, ya ves que no tengo nada que perder mientras mi ciudad se muere quizás por la culpa de personas que piensan como tú y rezan mientras le niegan el saludo a los mendigos. Comparándote con Wilde te bajo los humos y no vuelves a tomar altura, los 2'15 son infranqueables para tus facultades..
       Un abrazo, sincero. Si tenéis que hablar conmigo hacedlo ahora. Estoy triste por no haber sido querido, pero nunca enfadado por eso. El verdadero problema es que me habéis atacado como unos sofistas engreídos, sabedores de que tenéis cogido al toro por los cuernos, a los ignorantes obnubilados.
. 
      Elige al azar cualquier poema mío, a lo mejor encuentras alguna imagen menos aburrida y pretenciosa que las tuyas. No es difícil, lo reconozco, y vuelvo a pensar en el tendero de mi esquina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.