lunes, 7 de marzo de 2016

La ruleta rusa y el daño hecho

Una noche en mi casa de la calle La legión estábamos reunidos jugando al trivial. El pedante de todas las horas, solo perdió dos partidas en toda su vida, estaba más inspirado que nunca. llevábamos siete partidas sin ningún fallo, nos encontrábamos en la partida que cerraba la noche, y le tocaba responder a la última pregunta, entonces decidió fallar adrede y dejar abierto el debate para la noche siguiente.

¿Qué pregunta era? Quién era la mujer ideal para Velázquez. Dijo mujer cosiendo en vez de Venus del espejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.