domingo, 6 de marzo de 2016

El poder taumatúrgico de una sonrisa

 A José Manuel Febles. Hoy necesito hablar del amigo, no del gran poeta. 

Sonríe, porque una cara sonriente
es como una estrella.
(Stevie Wonder)





       Penetré en sus sonrisas como alguna vez lo hice en las de nuestros rescatadores del Sahara. Los camaradas, habiéndonos localizado después de unos días de búsqueda, habían aterrizado lo más cerca posible y caminaban a marchas forzadas balanceando visiblemente los odres de agua con los brazos extendidos. Me acuerdo de la sonrisa de los rescatadores como si fuera un náufrago, de la sonrisa de los náufragos como si fuera un rescatador, también me acuerdo de una patria en la que me sentía completamente feliz. El verdadero placer es el de invitado. El salvamento no era más que una oportunidad para ese placer. El agua apenas tiene el poder de encantar si no es primero un regalo.

(Antoine de Saint-Exupéry - Carta a un rehén) 

( Traducción libre (no quedaba otro remedio) de Francisco Enrique León) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.