sábado, 4 de abril de 2015

Nocturno de Las Huertas




Insisto en el bolero
que expiraba en la noche
de balcones abiertos y una estrofa asustada,
insisto en los teatros empapados de sueño,
en el recuerdo roto
que reposa en el suelo donde Bécquer soñaba
 golondrinas oscuras,
en las flores perdidas de los escaparates
donde Brecht esperaba la llave de tu ausencia,
la cuerda que rompiste para tejer tu olvido.



Insisto en la pasión de Peckinpah que asalta
el último desierto con amarga sonrisa,
de Fassbinder viviendo la angustia de un esquema
de tu letra temblando sobre un pájaro herido,
en la triste elegancia negra de tus zapatos,
en hojas agolpadas en aceras sin rima
que llevaron tu firma hacia ninguna calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Debo tener en cuenta lo que me dijiste algún día y no escuchar tu silencio de ahora.